Un rabino del gueto de Praga crea un enorme ser de arcilla al que dota de vida para proteger a pueblo judío de la persecución a la que se ve sometido. El Golem lucha por su pueblo y logra su misión por lo que su creador le arrebata la vida que le otorgó. Sin embargo, otros han podido comprobar la fuerza del Golem y deciden hacerse con el ser con intenciones egoístas.

El director Paul Wegener adaptó esta novela que profundizaba en las cuestiones religiosas de la vida y el derecho a disponer de ella además de introducir ideas sobre el movimiento obrero que empezaba a cambiar el mundo en esta época.

 

La cinta es un  icono del expresionismo alemán que junto a Nosferatu o el Gabinete del Doctor Caligari reflejaban vanguardismo cinematográfico en sus escenarios retorcidos en la iluminación tenebrista o en los temas a tratar como son la religión, la vida o la muere.

 

La filosofía del eterno retorno y la vida entendida como un viaje se enlazan y se expresan en Orbis. La historia de una vida y de los sentimientos que vienen con cada nueva etapa, narrada a través de las siluetas, el simbolismo, el poder evocativo de la música y el color. Orbis es la historia de algo tan infinitamente complicado como la vida humana simplificado hasta su más pura esencia.

 

Cerramos temporada una vez más con una vuelta a la juventud perdida, con Stand By Me. Todos hemos soñado o hemos pensado con aquellos tiempos más o menos cercanos y que ya dejamos atrás. En esta ocasión de la mano de Rob Reiner y de un grupo de amigos, con Wil Weathon a la cabeza. Este grupo de adolescentes pasarán la que será la última de sus aventuras e intentar hacerse famosos intentando descubrir el cuerpo de un chico desaparecido. Descubriendo una fuerza de la que ninguno de ellos imaginaba que tenía. Como en muchas otras ocasiones al final nos cuentan un final edulcorado con respecto a la historia a de King.

Este film de Rob Reiner basada en la novela de Stephen King “The Body” nos intenta acercar a esa adolescencia perdida llena de sueños en las que no creamos fronteras para llegar a ellos. Todo buen cinéfilo que se preste conoce al mencionado director, pero no porque haya calado hondo en el público sino porque ha sido el director que ha llevado a la gran pantalla títulos como “This Is Spiral Tap”, “La Princesa Prometida”, “Algunos hombres buenos” o “Misery” pero como realizador.

Después del éxito de este metraje, Reiner cambio el nombre de su productora por el de Castle Rock Entertaiment, el nombre del pueblo donde trascurre la historia.

 

 

Érase una vez un cuento hecho de cuentos. Historias dentro de otras historias que conforman un onírico relato de leyendas e imaginación.

Porque “en compañía de lobos” es ante todo un cuento, aunque no para niños, con el terror como marco y múltiples capas que nos hablan más de nuestro mundo que de aquel en el cual se ambientan.

Y es que la cinta nos habla de los sueños, la madurez, el despertar de la inocencia y el descubrimiento de la sexualidad desde la perspectiva deconstruída de una caperucita roja enfrentada a la licantropía y su propia sociedad. “Los hermanos Grimm se juntan con Freud y Jung”, como narra Bruno Bettelheim en su “Psicoanálisis de los cuentos de hadas”.

Uno de los grandes éxitos del cine de terror británico de los ochenta, escrita y dirigida por Neil Jordan en colaboración con Angela Carter, novelista que ofrecería como cimiento narrativo algunos de sus relatos cortos. Su estructura tejida con varios relatos enhebrados dentro del sueño de una adolescente rebelde sirve para desnudar toda la oscura simbología característica del cuento tradicional.


Realizada con tan solo 650.000 dólares Jordan y Furst lo tuvieron realmente complicado para conseguir el importantísimo aspecto visual del filme y junto a dos artistas conceptuales  trabajaron arduamente en la pre-producción de la cinta, dibujando cientos de storyboards encaminados a conseguir un “sentido ampliado de la realidad” según palabras del propio cineasta.

Las premiadas y alabadas transformaciones resultan muy fantásticas pero efectivas y hay una clara diferencia con otras películas de esta temática: la bestia surge del interior del hombre.


Ángela Carter y Neil Jordan no pretendían hacer una simple película de hombres lobo sino que nos proponen descubrir qué hay en nuestro interior, bajo nuestra piel, bajo la piel del hombre. Nos invitan a descubrir la bestia que llevamos dentro.

Una película imperecedera que tras 30 años se sigue manteniendo como todo un clásico del cine de terror.

PRÓXIMAS SESIONES  2017:

* Viernes 07 Abr. 2017 (18:30): CUENTA CONMIGO