El pasado viernes 22 tuvo lugar una muy especial sesión de la programación otoñal de CINE SIN FIN con la que iniciábamos el apartado de cine gamberro. Y, como no podía ser de otra forma, lo hicimos con la película que dio nombre a este subgénero de la comedia hollywoodiense: Desmadre a la Americana (Animal House, 1978).

Presentación distendida a cargo de Miguel Dávila y Jesús Ruiz.

Presentación distendida a cargo de Miguel Dávila y Jesús Ruiz.

Como la ocasión era especial, y dado el carácter del film, durante el acomodo previo y la presentación de la proyección compartimos un aperitivo en el que pudimos confraternizar todos los asistentes y preparar el cuerpo antes de disfrutar de esta genial película sin la que sería complicado explicar el devenir de la comedia moderna en el cine.

La que ha pasado a la posteridad como la película de John Belushi es una comedia coral que se convirtió en clásico desde el momento de su estreno y en película de referencia de varias generaciones, y que supuso además la primera incursión en pantalla grande de numerosos actores (Tom Hulce, Karen Allen, Kevin Bacon, o el propio John Belushi), y el primer éxito como director de John Landis (Granujas a todo ritmo, Un hombre lobo americano en Londres, Entre pillos anda el juego).

Las carcajadas durante la proyección y la imborrable sonrisa de los asistentes a su finalización fueron signos evidentes de lo que disfrutamos todos viendo esta cinta. Posteriormente, en un gran ambiente cinéfilo, alargamos más de lo normal el coloquio habitual que proponemos en CINE SIN FIN, comentando la infinidad de detalles y anécdotas que rodean este film, y aprovechando para compartir un rato genial entre todos los asistentes.

Tagged with: