Cerramos temporada una vez más con una vuelta a la juventud perdida, con Stand By Me. Todos hemos soñado o hemos pensado con aquellos tiempos más o menos cercanos y que ya dejamos atrás. En esta ocasión de la mano de Rob Reiner y de un grupo de amigos, con Wil Weathon a la cabeza. Este grupo de adolescentes pasarán la que será la última de sus aventuras e intentar hacerse famosos intentando descubrir el cuerpo de un chico desaparecido. Descubriendo una fuerza de la que ninguno de ellos imaginaba que tenía. Como en muchas otras ocasiones al final nos cuentan un final edulcorado con respecto a la historia a de King.

Este film de Rob Reiner basada en la novela de Stephen King “The Body” nos intenta acercar a esa adolescencia perdida llena de sueños en las que no creamos fronteras para llegar a ellos. Todo buen cinéfilo que se preste conoce al mencionado director, pero no porque haya calado hondo en el público sino porque ha sido el director que ha llevado a la gran pantalla títulos como “This Is Spiral Tap”, “La Princesa Prometida”, “Algunos hombres buenos” o “Misery” pero como realizador.

Después del éxito de este metraje, Reiner cambio el nombre de su productora por el de Castle Rock Entertaiment, el nombre del pueblo donde trascurre la historia.