Currently viewing the category: "Actividades"

Surrealista, agobiante, terrorífica, irreverente, onírica, hipnótica, misteriosa, hermética, irónica, reveladora, desagradable, antinarrativa, deslumbrante… son algunos de los calificativos que ha recibido esta película durante sus casi cuarenta años de vida.

“Cabeza borradora” es todo eso y nada a la vez. Una cinta que consumió siete años de la vida de Lynch, en uno de los debuts suicidas más valientes de la historia del cine.
14914630_10209619763563296_1926723960_n
Y es que esta película no tiene una estructura de desarrollo convencional, sino que se trata más una sucesión de imágenes kafkianas que conforman una metáfora sobre la mente y vida de su propio creador a través del personaje protagonista.

Por ello su visionado resulta menos áspero cuando nos dejamos llevar por su mundo sin cuestionar el significado de cada elemento. Y hay mucho que descifrar por si queremos adentrarnos y comprender un poco más a este peculiar y sorprendente director.

14958181_10209619763523295_1173439950_oEraserhead es un film de sensaciones, el terror por el terror, una pesadilla febril que deja un poso en nuestra psique desarrollándose más hallá de sus créditos finales. Un plato difícil de digerir, pero que puede transmitir un sinfín de nuevos sabores cinematográficos para el paladar más curioso.

Tagged with:
 

Joe Gillis (William Holden) es un escritor de segunda acosado por sus acreedores de la industria de  Hollywood. El azar hará que cruce el umbral de una decadente mansión en Sunset Boulevard donde vive alejada de la realidad Norma Desmond (Gloria Swanson), una olvidada vieja gloria del cine mudo de los años veinte. En ese momento los dos protagonistas empiezan a maquinar sus planes egoístas: Joe ve la oportunidad de enriquecerse y Gloria de volver al estrellato en un Hollywood sin moral ni piedad.

crepusculodioses5022

Billy Wilder nos narra una historia macabra y oscura que pretende dejar sobre la mesa y sin tapujos las negras tripas del glamuroso mundo del cine. Un mundo lleno de oportunismo, delirios de grandeza y deshumanizado. Un inteligente relato que se testimonia a través de los actores que encarnan a los personajes de la misma. La mayoría profesionales que habían visto sus carreras truncadas y fueron condenados al olvido años atrás (la propia Gloria Swanson, el director Stroheim o los señalados cameos de Buster Keaton y Anna Q. Nilsson entre otros).

Y es que el cine, como ente vivo y con mente propia, ya dejaba ver tras medio siglo de vida que no había cabida en sus filas para todo aquel que no se subiese al tren de los avances técnicos (el sonido en este caso, más tarde el color y recientemente a los efectos digitales), mostrando un muro invisible que separa los rostros del cine mudo y los del cine sonoro del momento.

30-gloria-swanson-norma-desmond-sunset-boulevard-1990-630-75

Dejando a un lado la crítica que Billy Wilder hizo del propio medio, éste nos lo cuenta con la genialidad que le caracteriza. Con un acertadísimo casting de actores, unos decorados absorbentes y su maestría detrás de la cámara y la hora de narrar historias. Digna de mención es la famosísima escena inicial en la que el muerto asume el papel de narrador durante toda la película acompañándonos hasta su inevitable muerte.

Genialidad.

Un pobre vagabundo pasa mil y un avatares para conseguir dinero y ayudar a una pobre chica ciega de la que se ha enamorado.

luces-de-la-ciudad-city-lights-5

EL DIRECTOR. Tres años después del cine sonoro Charles Spencer Chaplin (1889-1977) dirige esta película resistiendose aún a los nuevos tiempos.Es autor también el guión y de la música (tuvo problemas legales con el compositor español José Padilla que compuso el cuplé “La violetera” en 1914 y popularizó la cantante española Raquel Meyer). Precisamente fue en 1914 cuando Chaplin crea el personaje de “Charlot”y lo mantuvo hasta 1936 en Tiempos Modernos. Cuatro años antes, en 1910, fue cuando llegó a EE.UU.

LA PRODUCTORA. Fué United Artists, que se creó en 1919 por el propio Chaplin junto con Mary Pickford,Douglas Fairbank y D.W. Griffith.

783c359d6abf800080a6b96159f80af7

AMOR Y ODIO. Esa fué la relación de Chaplin con EE:UU. En 1929, en la primera edición de los Óscar se le concede un Öscar Honorífico por todo su trabajo en la película El Circo(1928). Estando en Londres durante un viaje en 1952 ya no se le permitió regresar (por sus ideales políticos) y se prohibió el extreno de “Candilejas”. Veinte años después se extrena por fin en EE.UU y en la ceremonia De 1973 se le concede un óscar a la mejor B.S.O. que recoge en persona y después de un aplauso de 12 minutos dijo que sobraban las palabras.

En un pueblo de Arizona, la liga por las buenas costumbres y la decencia decide expulsar del pueblo a Dallas, a una prostituta, y al doctor Josiah Boone, un médico borracho. Estos son obligados a subir a la diligencia que iba a salir de la ciudad con destino a Nuevo México y se les advierte que en el trayecto pueden ser víctimas de un ataque de los apaches liderados por Gerónimo.

ladiligenciacartel

Está considerada, como uno de los grandes westerns de la historia del cine, dirigido por John Ford y producido por Walter Wanger. John Wayne, quien incluso pregunta en español (en su versión original y fuera de cuadro): “¿Dónde está la cocina?”, está espléndido como antihéroe y gracias a su personaje de Ringo Kid, se convirtió primero en una estrella del cine y después en una leyenda.

A su lado Thomas Mitchell también nos sorprende en su faceta de médico borracho y por la que ganó el , Junto con Donald Meek, caracterizado como comerciante de whisky aparece, John Carradine, tahúr que Ford emplea como símbolo del juego (el alcohol, el fuera de la ley y la prostitución serían otros) para concentrar los “vicios” mal vistos en una sociedad reprimida y represora dentro del claustrofóbico transporte.

La diligencia

Orson Welles, cuyo director preferido era John Ford ( repitió en varias ocasiones: “mis tres directores favoritos: “John Ford, John Ford y John Ford”), afirmó que “La Diligencia” fue una gran inspiración para “Ciudadano Kane”, a la que se cita como la primera película en el que se pueden visionar los techos como recurso atmosférico. Aunque se crea que fue la primera película donde se usó, antes ya se veían en “La Diligencia”.

La película, con localizaciones espectaculares del Monument Valley, está rodada de forma magistral, destacando la filmación del ataque indio y algún plano de tipo subjetivo desde encima del carruaje, travellings, la profundidad de campo, las sombras y contrastes de luz con la colaboración de Bert Glennon.