Manifiesto

La Asociación Cultural CINE SIN FIN nace con la intención central de superar el concepto de “fin” en lo referente al cine. Para ello, se pretende desarrollar diversas líneas de actuación que incidan en esa idea del “continuará”, en la intención de que el cine no tenga fin.

Por una parte, se pretende ayudar a que el cine no desaparezca de nuestras ciudades, permitiendo que ésta y otras artes audiovisuales puedan superar los muchos obstáculos que les rodean hoy en día. En este sentido, CINE SIN FIN pretende aportar su esfuerzo y dedicación para que el cine deje de ser algo marginal y frene en cierto modo su declive en los ámbitos urbanos, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos años asistimos a un declive de las salas comerciales cercanas a la población, mientras algunas propuestas culturales no comerciales relacionadas con el cine en forma de muestras o cine-clubes también se han ido perdiendo o alejando de sus localizaciones eminentemente urbanas.

Por otra parte, CINE SIN FIN quiere superar la actual tendencia que amenaza la pervivencia del disfrute colectivo del cine y las artes audiovisuales. Conforme mengua la cantidad de salas comerciales o propuestas culturales audiovisuales, el consumo cultural está derivando cada vez más hacia los ámbitos doméstico e individual, reduciendo las posibilidades de compartir este tipo de actividades de forma colectiva. Por ello, partiendo de su propia idiosincrasia del “sin fin”, la asociación pretende recuperar ese consumo colectivo de productos culturales audiovisuales, yendo más allá de la proyección en sí y explotando las muchas posibilidades de la interacción pública. Por ello, las actividades de CINE SIN FIN no se limitarán a discursos unidireccionales, sino que generarán espacios interactivos de comunicación en los que tengan cabida las más diversas opiniones sobre el cine en sí y sobre los temas planteados a través de las artes audiovisuales. En este sentido, se pretende, por ejemplo, que todas y cada una de las proyecciones no terminen con el cartel de “Fin”, sino que, una vez la pantalla deje de reproducir el producto audiovisual, planteemos nuestro “Continuará”, aprovechando el enriquecedor formato del cine-fórum, con el que se invita a debates abiertos en los que se reflexione sobre lo visto, sobre las impresiones que se hayan podido extraer de la proyección o sobre cualquier tema relacionado con lo que las artes audiovisuales nos aportan como producto artístico, cultural y social.

De este modo, en esencia, CINE SIN FIN pretende que el cine no acabe, que no llegue a su fin y continúe, tanto recuperándolo en nuestro entorno como objeto de consumo colectivo, como transitando más allá de la imagen en la pantalla, haciendo que las actividades propuestas alrededor del cine se conviertan en un “extra” genuino y enriquecedor.

La Junta Directiva de Cine Sin Fin