Currently viewing the tag: "1957"

Tras sofocar una rebelión, el feroz y victorioso guerrero Taketoki Washizu (Toshiro Minfune) acude a recibir los honores de su clan. Le acompaña el valeroso samurai Miki (Takashi Shimura). En el camino se topan con el espíritu del bosque, que le desvela a Washizu su destino. A raíz de este hecho, se desarrollará una trama llena de ambición, en la que el protagonista se verá sometido tanto a los avatares del destino como a su propio conflicto interno. Y en la que su director Akira Kurosawa sabe como manejar las tormentas, sombras, noche y día para trasladarnos al mundo desgraciado y traidor del castillo de Washizu.

12968740_10207723921869485_49265694_n.png12987941_10207723921789483_1633128233_n

Uno de los grandes clásicos del cine japonés protagonizada, entre otros, por dos de los actores que mejor sintonizaron con el maestro Kurosawa: Toshiro Mifune uno de los actores más fieles al director junto con el que actuará en 15 películas de las 47 que dirigió y Takashi Shimura con el que también contó en “Vivir” (1952).

12966834_10207723921829484_948023997_n.png

Considerada como una de las mejores adaptaciones cinematográficas de “Macbeth”, el clásico de William Shakespeare, en la que traslada su acción al Japón devastado por las guerras feudales, continuando la tradición del aclamado director japonés en retratar el periodo de guerras civiles y cuyo contexto histórico comparte con otras de sus películas como son “los siete samurais” o “la fortaleza escondida”.

A Kurosawa no le agradó la versión cinematográfica previa que su compañero O. Welles hizo de Macbeth, ya que la calificaba de pretenciosa en cuanto a lo estético, así que decidió crear su propia versión. De esta manera las pesadas espadas pasaron a convertirse en catanas, los envenenamientos en asesinatos a sangre fría, los reyes en señores y en el que el tono épico sustituye al de tragedia clásica. En linea con el tema final de Shakespeare, Kurosawa señala que la historia de la humanidad se repite una y otra vez, incluso traspasando fronteras como en este caso.

12992277_10207723921749482_1753621153_n

Más adelante en 1985, Kurosawa adaptaría otra obra de Shakespeare “el rey Lear” trasladándola también a la misma época histórica japonesa en “Ran”.

Tagged with:
 

recursos_film_001_pat_01_mod

En la Francia de 1916, durante la Primera Guerra Mundial, el general Boulard ordena la conquista de una inexpugnable posición alemana y encarga esta misión al ambicioso general Mireau. El encargado de dirigir el ataque será el coronel Dax. La toma de la colina resulta un infierno, y el regimiento emprende la retirada hacia las trincheras. El alto mando militar, irritado por la derrota, decide imponer al regimiento un terrible castigo que sirva de ejemplo a los demás soldados. (FILMAFFINITY)

Tagged with:
 

Para iniciar su programación de proyecciones, CINE SIN FIN da comienzo también a la sección “Clásicos”, escogiendo para la ocasión Senderos de gloria (Paths of Glory, 1957), una obra dirigida por uno de los cineastas más reconocidos, Stanley Kubrick.

Kirk Douglas, en Paths of glory

Kirk Douglas, en Paths of glory

Este cuarto largometraje firmado por Kubrick cuenta con una fotografía en blanco y negro impecable, además de unos movimientos de cámara muy cuidados, que no hacen más que aumentar el dramatismo y la angustia de la acción. Pero este clásico es recordado sobre todo por su interesantísimo argumento, basado en hechos reales que tuvieron lugar en el ejército francés durante la Primera Guerra Mundial, y mucha culpa del atractivo de su desarrollo narrativo se debe también a unos diálogos geniales, llenos de ironía y sarcasmo, que dejan para la posteridad algunas frases demoledoras, merecedoras de ingresar en el Olimpo de las frases más ingeniosas y famosas de la Historia del Cine.

Senderos de gloria es una gran película bélica y, a la vez, uno de los máximos exponentes del antibelicismo cinematográfico hasta la fecha, añadiendo una paradoja sobre esa máxima de que “la realidad siempre supera a la ficción” al basarse en hechos reales. No es de extrañar que un mensaje tan real y tan directo sobre lo inhumano de los conflictos bélicos hiciera que la película sufriera recortes de la censura en Francia o que en España no pudiera estrenarse hasta 1986.

A pesar de narrar acontecimientos de hace más o menos un siglo, Senderos de gloria es una película que no pasa de moda y, precisamente, es una gran ocasión para comenzar a explotar el formato cine-fórum por el que apuesta CINE SIN FIN.

De este modo, en el debate posterior a la proyección podemos compartir múltiples reflexiones sobre aspectos técnicos o argumentales, por lo que animamos a disfrutar de la película en su versión original y a una participación activa debatiendo sobre ella.

[ Detalles de la sesión ]